loading...

Cuba

Fundación Hedwig y Robert Samuel

Formación con lógica y perspectiva de futuro.

En 1997, la complicada situación económica de la Cuba de los 90 llevó a la Fundación Samuel a ponerse en contacto con centros de enseñanza cubanos y apoyarlos con financiación y asesoramiento. Para ello se procuró establecer una estrecha colaboración con los centros de enseñanza, cosa que se logró. La ayuda de la Fundación pretendía ante todo impulsar las infraestructuras de manera lógica y garantizar la adquisición de las máquinas y el equipamiento necesarios. Gracias a su experiencia y sus contactos, la Fundación también fue capaz de reunir donaciones en especie y de fondos en Centroamérica y Alemania, lo que permitió sentar los cimientos para la formación en Cuba. En aquel momento, en Cuba era complicado conseguir los equipos necesarios, precisamente debido a la intervención estadounidense.

Cuando la ayuda solo es posible con reservas

El trabajo en Cuba resultó muy complicado para la Fundación, ya que el gobierno cubano no veía con buenos ojos un proyecto independiente.  Pese a esta complicada situación, entre 1997 y 2007 se llevaron a cabo tres proyectos en la capital, La Habana, capaces de ofrecer una perspectiva a los jóvenes cubanos.

Nuestros tres proyectos en Cuba

Escuela Provincial de Salvavidas Henry Dunant

La Fundación empezó su trabajo en Cuba apoyando una escuela de salvavidas en los años 1997 – 1998.

Politécnico Fernando Aguado y Rico

Entre 1998 y 2001, la Fundación también ofreció su apoyo al Instituto Politécnico Fernando Aguado y Rico en Centro Habana, un Centro de Formación de técnicos y obreros. En este caso, la Fundación se ocupó ante todo de renovar la infraestructura del centro y de obtener herramientas y máquinas para el taller a través de donativos. También se apoyó al Centro de Formación financiando un taller para el ramo de construcción de maquinaria eléctrica. Después de que el Ministerio de Educación de Cuba transformara este instituto politécnico en un politécnico de informática, se seleccionó para el siguiente proyecto de financiación a la Escuela de Oficios Hermanos Ameijeiras, ubicada igualmente en Centro Habana. 

Escuela de Oficios Hermanos Ameijeiras

Un criterio importante para que la Fundación se decidiera por este proyecto fue que en esta escuela solo se formaba a jóvenes de las capas sociales más desfavorecidas. Por lo tanto, aquí la Fundación pudo ofrecer desde el principio una ayuda conforme a sus objetivos e ideales. En primer lugar, se facilitaron herramientas y máquinas, luego se procedió a renovar la cantina. Un elemento importante a la hora de garantizar el almuerzo de los jóvenes.

Una vez concluidos estos trabajos, la Fundación se encargó de construir un aula informática. La Fundación se implicó desde el principio en la planificación y participó activamente como asesora. La Fundación logró conseguir 10 ordenadores nuevos y un potente servidor. Además, la Fundación también financió las obras necesarias para crear las condiciones que permitieran disfrutar de su nuevo uso. Para ello se renovó por completo toda la sala, que se equipó con nuevas ventanas y puerta, además de con una nueva instalación eléctrica. La climatización de la sala tenía particular importancia, para proteger los delicados equipos electrónicos del calor y del polvo. Se trataba del entorno propicio para introducir a los jóvenes en el mundo de la informática y prepararlos para el mercado de trabajo del futuro.