loading...

Principios

Fundación Hedwig y Robert Samuel

Nuestros principios nos hacen fuertes.

El objetivo de la Fundación Samuel es prestar ayuda a jóvenes desfavorecidos a nivel mundial. Para ello proporciona asistencia y apoyo directo, ayuda económica e infraestructural para proyectos comunes y, sobre todo, facilita a los jóvenes el acceso a una cualificación profesional.

Un propósito ambicioso requiere unos principios firmes. Estos principios son la base de todas las actividades de la Fundación y tanto nosotros, como nuestros beneficiarios y socios, los respetamos en todo momento.

Tenemos especialmente altos requerimientos de calidad. del rendimiento de nuestros aprendices, de nuestros socios, y sobre todo, de nosotros mismos. Especialmente en lo que respecta al cuidado de los medios de los que disponemos. Mantenemos al mínimo los gastos administrativos de la Fundación, que se cubren con los rendimientos producidos por el capital de la Fundación misma.

Exigimos una gran calidad a nuestros aprendices, nuestros socios y, ante todo, a nosotros mismos.

Además del Presidente de la Junta Directiva, todos los demás miembros de la Junta Directiva trabajan de manera honoraria. Gracias a su ágil estructura, la Fundación Samuel tiene la capacidad de ofrecer una ayuda focalizada y sin burocracia, centrada en el beneficio de las personas necesitadas, lo que le permite reaccionar con rapidez y flexibilidad ante un cambio de las necesidades: 

La Fundación Samuel es una Fundación operativa. En consecuencia, invertimos nuestros fondos preferentemente en la realización de nuestros propios proyectos. De esta manera podemos garantizar que nuestros medios se destinen a proyectos que coinciden con nuestros objetivos, nuestros requisitos principales y nuestras exigencias de calidad. La ayuda puede ofrecerse en forma de subvenciones únicas o de un seguimiento de proyectos a largo plazo. Pero la calidad es siempre un aspecto fundamental, también en proyectos de terceros.

Apoyamos proyectos sostenibles y factibles a largo plazo.

La Fundación Samuel otorga una gran importancia a que los proyectos sean sostenibles, tanto si se trata de los propios objetivos como de la ayuda económica, infraestructural y teórica a proyectos de terceros. Solo con estos principios podemos seguir siendo viables a largo plazo y maximizar la eficiencia de la ayuda prestada. También incluimos aquí la evaluación del impacto medioambiental de los proyectos.

Defendemos los valores básicos de la sociedad y nos concentramos en un canon de valores.

Las personas que reciben la ayuda de la Fundación Samuel crecen en unas condiciones difíciles a causa de la pobreza y la discriminación social. Las consecuencias son una falta de conciencia de los valores básicos de la sociedad y también la falta de confianza en sí mismos. Por este motivo, consideramos indispensable transmitir valores y consolidar la personalidad de los jóvenes a los que ayudamos, además de reforzar sus capacidades cognitivas, emocionales y sociales, con el fin de reducir al mínimo las carencias que sufren por su situación.

El canon de valores de la Fundación se concentra particularmente en los diez valores siguientes:

  1. Motivación
  2. Sentido del deber
  3. Perseverancia
  4. Honestidad
  5. Fiabilidad
  6. Tolerancia
  7. Cortesía
  8. Disposición de ayudar
  9. Justicia
  10. Humildad

La Fundación Samuel promueve la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres y rechaza por completo cualquier tipo de discriminación. Un comportamiento respetuoso es el fundamento imprescindible para una colaboración a largo plazo y eficaz.

Ayudamos a las personas a ayudarse a sí mismas.

La Fundación Samuel se centra sobre todo en ayudar a las personas socialmente desfavorecidas para que sean capaces de mejorar su situación por sí mismas. Las personas deben tener la oportunidad de estructurar sus intereses por sí mismos y de forma responsable. Deben descubrir nuevos espacios vitales para ofrecer así una perspectiva positiva a las generaciones futuras.

Para alcanzar este objetivo, los proyectos de la Fundación se dedican preferentemente a la autoayuda. Mediante el fortalecimiento de las aptitudes individuales, las personas aprenden a ayudarse basándose en sus propios potenciales y amplían así el efecto de la ayuda prestada. Para ello es imprescindible que la persona que recibe la ayuda se declare dispuesta a ofrecer un rendimiento excepcional, algo a lo que le ayudaremos, pero también le exigiremos.

Colaboramos con importantes socios locales.

Para la puesta en práctica de los proyectos, apostamos por colaboradores y trabajadores locales de peso. Todos los jefes de proyecto y profesores proceden del país en cuestión. Así, desde la misma planificación de los proyectos garantizamos que la ayuda brindada llegue realmente a donde se necesita. De esta manera minimizamos los problemas interculturales y aumentamos el nivel de aceptación de los proyectos entre los grupos sociales relevantes. La sede alemana de la Fundación es la que dirige y controla los proyectos, en estrecha colaboración con los Directores Ejecutivos locales/de cada país.

En lo que respecta a la eficiencia de las actividades en los diferentes países, la Fundación Samuel se esfuerza por desarrollar un enfoque integrador tanto en los proyectos propios como en los que colabora, con el objetivo de extraer el máximo beneficio posible para todos los implicados mediante su integración en estructuras existentes y el aprovechamiento de las sinergias disponibles.

Medimos, evaluamos y optimizamos nuestros éxitos.

Nuestros éxitos se pueden medir.

  • Mejora de la asistencia social, infraestructural y sanitaria.
  • Ingresos regulares y dignos.
  • Nuevas oportunidades para escapar de la espiral de la pobreza.

Por lo tanto, lo decisivo para nosotros no es el número de aprendices que finaliza satisfactoriamente nuestros programas de formación, sino el número de personas formadas que, tras los estudios, obtiene un trabajo cualificado con un salario digno.

Igualmente determinante es el número de jóvenes que, una vez finaliza la ayuda de la Fundación, toma su vida en sus manos y funda su propia empresa. También son decisivos aquellos que siguen manteniendo el contacto con la Fundación y adoptan un compromiso con el entorno, al márgen de su actividad laboral, trabajando voluntariamente con la Fundación en beneficio de los desfavorecidos sociales.

El éxito a largo plazo exige una evaluación y una optimización permanentes. Con esto nos referimos tanto a la utilización de los recursos como a los procesos. Como punto de partida, el autoanálisis crítico proporciona la base para que el trabajo de la Fundación se desarrolle —también en el futuro— de manera positiva y ofrezca el máximo radio de acción posible para las personas ayudadas y sus familias.

Wir nutzen Cookies / We use Cookies More

Die Cookie-Einstellungen auf dieser Website sind auf "Cookies zulassen" eingestellt, um das beste Surferlebnis zu ermöglichen. Wenn du diese Website ohne Änderung der Cookie-Einstellungen verwendest oder auf "Akzeptieren" klickst, erklärst du sich damit einverstanden.

Schließen